Breve historia de la impresión

Categorias: Noticias

26 noviembre, 2015

Máquina de escribir y relojes - Inkjetcentro

Hoy queremos traerte algo diferente en Inkjetcentro. No vamos a hablar de los últimos sistemas de marcaje y codificación, para eso ya tienes otras entradas de nuestro blog. En esta ocasión hemos pensado en tomar la máquina del tiempo y hacer un breve repaso a la historia de la impresión. ¿Nos acompañas?

Los inicios de la impresión

Aunque en Mesopotamia y Egipto, miles de años antes de nuestra era, ya se utilizaban sellos cilíndricos para realizar marcas sobre algunos materiales, estos no empleaban tintas, por lo que no se consideran impresiones en un sentido estricto. Así, las primeras técnicas de impresión con tinta proceden de China, a primeros del siglo III d.C. Estos impresores pioneros utilizaban la xilografía para imprimir estampados en la ropa. La xilografía es una técnica de impresión en la que sobre una plancha de madera se talla el motivo a copiar, posteriormente se impregna con tinta y se presiona sobre el soporte de impresión. Aunque al principio se utilizaba sobre la ropa, más adelante comenzó a emplearse sobre papel, principalmente para copiar textos religiosos.

El siguiente gran avance llegó, también en China, alrededor del año 1.040 d.C. con la invención del tipo móvil. Al contrario que en los primeros sistemas de xilografía, en los que los textos se tallaban en una única plancha de madera, en la impresión de tipos móviles se utilizan pequeñas piezas, cada una de ellas con un carácter. Juntando varias de estas piezas intercambiables se creaba la plancha de impresión. La gran ventaja de este sistema es que si se detectaba un error no había que tallar la plancha de nuevo, tan sólo cambiar el tipo móvil correspondiente.

Gutenberg y la imprenta

La invención de tipos móviles daría lugar unos siglos más tarde al que es considerado el gran invento del segundo milenio. Hablamos de la imprenta de Johannes Gutenberg. Gutenberg perfeccionaría las técnicas procedentes de Asia para revolucionar para siempre el proceso de impresión. Para ello utilizó nuevas aleaciones de metales para crear tipos móviles más resistentes, mejoró el sistema de composición de la plancha de impresión con una matriz especial que permitía una composición de página más rápida y precisa, y además introdujo una tinta oleosa que era más duradera que las anteriores basadas en agua. La Biblia de Gutenberg supuso el primer libro de impresión masiva en Occidente. La producción en masa de libros contribuiría a la revolución científica y a democratizar el conocimiento, ya que facilitaba la transmisión de información e ideas.

A finales del siglo XVIII llegaría otro gran avance con la invención de la litografía, una técnica que aprovechaba la propiedad química de repulsión entre el agua y el aceite para obtener impresiones de gran calidad. En la piedra que servía de matriz de impresión había dos zonas diferenciadas, la del motivo a reproducir (que se trazaba con sustancias grasas) y la de las áreas que quedaban en blanco (impregnadas con sustancias que repelían las grasas). Durante el proceso de entintado la tinta sólo quedaba fijada en aquellas zonas que habían sido tratadas con las sustancias grasas, mientras que no se fijaba en aquellas zonas que habían sido tratadas con sustancias que la repelían. Esta técnica, aunque ya casi no se utiliza, sería la base de otro avance importante como es la impresión offset.

En el método offset (finales del siglo XIX) se utiliza una plancha de metal en la que también hay una zona que repele la tinta y otra que la retiene. La gran diferencia con la litografía es que en el sistema offset la imagen no se transfiere directamente de la placa de metal al papel, sino que la imagen de la placa se imprime sobre un cilindro de caucho y es éste el que, a su vez y mediante presión, imprime la imagen sobre el soporte final, normalmente papel. Gracias a las propiedades elásticas del caucho la imagen resultante es de una gran calidad.

La impresión hoy en día

Y llegamos a nuestra época y con ella al fin de nuestro viaje. A mediados del siglo XX aparece el sistema de impresión más utilizado a día de hoy. Hablamos del sistema inkjet, en el que una imagen digital se imprime proyectando pequeñas gotas de tinta sobre una superficie de papel, cartón, plástico u otros materiales. Dentro del sistema de impresión inkjet podemos encontrar diferentes tecnologías, siendo las más importantes la impresión de chorro continuo (CIJ), la inyección de tinta térmica (TIJ) y la inyección por gota a la demanda (DoD).

Con esto terminamos nuestro breve repaso a la historia de la impresión. Hablar en una entrada de blog de todas las técnicas de impresión que han aparecido a lo largo de la historia sería una tarea poco razonable. Aunque hemos dejado de lado muchas tecnologías interesantes que contribuyeron al avance de la impresión pensamos que, al menos, hemos visto algunos de los grandes hitos que han acontecido en este campo en los últimos milenios. Esperamos que os haya resultado tan interesante como a nosotros.